Medicamentos de laboratorio vs medicina natural

Estos son todos los medicamentos que tenía en mi casa hace un año y medio.

Desde que comencé a consumir Marihuana solo necesité tomar alguna aspirina de vez en cuando, ya que la marihuana tiene infinitos usos medicinales, y es excelente para calmar los dolores.

¿Tu cual prefieres? ¿Realmente crees que los laboratorios quieren que estés sano? ¿Crees que les conviene a los laboratorios que te cures con una planta creada por la madre tierra?

medicamentos-de-laboratorio-medicina-natural

Comparte la imagen si estás de acuerdo!

http://www.marihuana-medicinal.com/

11742844_10153497341338514_2023155540045999186_n

Consumo responsable

Desde antes de comenzar a consumir marihuana yo sabía que algún día tendría que dejarla. Por el simple hecho de que no quiero depender de algo externo. No quiero estar “medicado” de por vida, ya que la marihuana es eso, una medicina natural.

Ya se ha comprobado que la marihuana no genera dependencia física, ni tampoco provoca daños al cerebro o al cuerpo. Son miles los pacientes que consumen diariamente y que han consumido durante toda una vida y no presentan ningún problema. Son personas que gozan de una excelente salud, tanto física como mental.

Otra de las ventajas de consumir diariamente y meditar es que uno aprende a observar su mente. A pensar amorosamente, y a sentir inteligentemente. Aprende a encontrar la paz con uno mismo. En definitiva la meditación es muy efectiva para manejar las tensiones de la vida y lograr un mejor funcionamiento de nuestro organismo.

Cannabis Medicinal

Volviendo al tema del post, es importante ser conscientes de las cantidades que consumimos y la frecuencia. Para así no generarnos una adicción psicológica. Teniendo un control de cuanto consumimos podremos saber si el consumo esta aumentando y así disminuir las dosis. Lo mismo ocurre con la frecuencia, supongamos que comenzamos consumiendo dos veces por día, luego cuatro y luego ocho, entonces enseguida debemos ser conscientes de eso y revertir la tendencia. No es difícil, ya que una de las grandes bondades de la marihuana es que no genera adicción química, por lo tanto es ampliamente usada para tratar adicciones, y se puede dejar de consumir con solo un poco de voluntad. Más fácil inclusive que dejar otras adicciones psicológicas, como al celular, al Facebook, a la comida, a la pareja, etc.

Recuerda, si estás necesitando dosis más grandes para alcanzar el mismo efecto entonces debes disminuir la frecuencia o dejarlo un día o dos, verás que la próxima vez el efecto será mucho mayor con una dosis mucho menor.

La primera vez que consumí marihuana

porroUn día nos quedamos con mi novia cuidando la casa de una amiga de ella. Cuando llegamos, encontramos sobre la mesa dos cigarros de marihuana que nos había dejado de regalo su amiga con una notita que decía: “Disfruten con moderación! ;-)”. Los dejamos ahí por unos días casi olvidados, hasta que un lindo día soleado fuimos de paseo a un parque alejado de la ciudad y llevamos uno de los cigarrillos de marihuana.

Ahí en el parque nos sentamos en el pasto disfrutando del sol, tomando mate, comiendo algo rico y fumamos (aunque muy rápido por nuestra inexperiencia), entonces nos quedamos esperando sentir “algo raro”.

Mi novia había fumando tan poco que no sintió nada. Pero yo comencé a sentir sensaciones extrañas, como nuevos sentidos activados, realmente un mundo nuevo revelado por primera vez a mis sentidos y mi ser. Lamentablemente (por lo que ocurriría más tarde) mi conocimiento sobre los efectos de la marihuana era muy pobre, yo había leído mucho sobre el tema pero no sabía casi nada sobre los efectos. Y pronto mi mente me llevó por pensamientos, sentimientos, y experiencias agradables y no tan agradables. Esa es la razón por la que muchas personas que han fumado por primera vez marihuana dicen haber tenido una mala experiencia y dicen que es malo. Pero déjenme decirles que es simplemente el poder de tu propia mente por primera vez en tus manos. Tu decides como utilizarlo!

Continuando con mi experiencia, lo primero que sentí fue una extraña percepción del tiempo, era como sentir que no sabia medir el tiempo, como si tardara mucho en hacer las cosas o en hablar. A cada rato le preguntaba a mi novia “¿Estoy hablando normal?” y ella me decía “estás completamente normal“. Sin embargo para mi era una sensación muy extraña y agradable a la vez, disfrutaba los segundos como si fueran minutos.

Otra extraña sensación fue la de sentir a cada rato “donde estoy?” y darme cuenta al instante de donde me encontraba. Yo estaba perfectamente consciente de todo lo que ocurría pero sentía “algo raro”. Ahora que ya ha pasado más de un año desde ese momento y que he estado profundizando sobre temas espirituales me doy cuenta que esas sensaciones eran consecuencia de estar percibiendo mi realidad desde “el poder del ahora“, desde un punto de observador más elevado, alejado de la cárcel que es nuestra mente.

Por unos minutos me quede muy placentero, como cubierto por una suave y tibia manta, luego mi mente me llevo a pensar miles de cosas. Por momentos ideas graciosas se transformaban en risas y pequeñas risas se transformaban en carcajadas.

Después de aproximadamente una hora comenzó a ocultarse el sol y decidimos volver, pero mientras caminábamos hacia el auto yo “sentía” que caminaba mareado, que los ojos se me salían de las órbitas, que todos me miraban, y que el auto parecía estar lejísimos. Todas sensaciones muy lejos de la realidad.
Al subir al auto empecé a sentir que no podría manejar en ese estado, que sería una locura! Yo siempre fui muy precavido y nunca se me hubiera pasado por la cabeza manejar después de haber bebido alcohol (por ejemplo), y mucho menos manejaría con esa extraña sensación que ahora sentía después de fumar marihuana.
Esa “sensación” de no tener control sobre mis actos comenzó a recorrer todo mi cuerpo y a angustiarme como nunca me había angustiado antes. Comencé a llorar por el pánico que llegue a sentir, diciendo: “Es horrible sentir esto! Nunca quiero volver a probar esto!”. Mi novia me calmaba diciéndome que yo me veía y actuaba igual que siempre. Pero yo no podía creer que estuviera “normal”. Decidimos entonces salir del auto y caminar un rato para esperar que se me fuera el efecto. Después de lo que habrán sido 5 minutos caminando yo le decía: “No se me va! ¿Y si quedo así para siempre? Ya está poniéndose obscuro, ¿Como nos vamos a ir?”. Sin saberlo me había dejado dominar por mi mente. Sin saber qué más hacer volvimos para el auto y nos quedamos un rato allí.
Mi novia, ya sin saber qué hacer, tomó su celular y llamó a un amigo que era consumidor y tenía experiencia sobre el tema. Ella le explicó la situación e inmediatamente él le dijo que no me preocupara, que solo era un “mal viaje”. Que lo único que tenía que hacer era tranquilizarme y darme cuenta que podía tener el control total sobre cada acto y sobre cada aspecto de mi persona, ya que todo estaba en mi mente.
Realmente no lo creí posible en ese momento, pero pensé en la idea y después de solo 5 minutos me sentí mucho mejor y más aliviado, así que me propuse manejar solo unos metros para ver si podía hacerlo sin inconvenientes. Entonces arranque el auto y –a pesar de “sentir” el tiempo distorsionado- comencé a darme cuenta de que podía hacer todo normalmente como siempre, y que si mi novia estaba ahí al lado mío totalmente “sobria” diciéndome que yo estaba actuando completamente normal entonces acepté que así era. Así entonces seguí manejando con mucha precaución hasta la casa, y aunque el viaje me pareció una eternidad, llegamos sin ningún problema y en un tiempo de recorrido normal.

Cuando llegamos a la casa, me sentí totalmente aliviado por haber llegado, y me reía por lo tonto que fui al entrar en pánico y creer que no podía ser consciente de mis actos.
Me puse a reflexionar y comparar que pasaría si una persona alcoholizada quisiera volver manejando, sin duda sería algo extremadamente peligroso, una locura. Y en contraste, -según yo había experimentado por cuenta propia- como alguien que haya consumiendo un poco de marihuana puede manejar sin problemas. Pensaba, como es que se permite que el alcohol sea legal siendo que causa tantos accidentes, y que en contraste la marihuana esté prohibida y tan mal vista. (No digo que sea una buena idea manejar después de consumir marihuana, pero en comparación de otras sustancias que son legales me parece una total hipocresía). Reflexioné que me parecía una locura toda esa gente que sale a la noche y toma hasta quedar borracha, inconsciente de sus actos, sin siquiera poder caminar derecho, y que encima al día siguiente sufrirían la resaca. A diferencia de eso, tres horas después de haber fumado, ya se me había ido el efecto y me sentía perfectamente, sin nada parecido a una resaca.

Esa fue mi primera experiencia, con el tiempo iría sintiendo y aprendiendo cosas nuevas. Ya que con la marihuana he aprendido muchas cosas, me ha ayudado a resolver traumas y a ser una mejor persona. Definiría la marihuana como la planta que te conecta los dos hemisferios del cerebro, te conecta con la naturaleza, con el universo, con el amor y con Dios. (yo era ateo!)

Les dejo un video sobre “el poder del ahora”, que es algo que me despertó la marihuana aquel día sin saberlo, y que más tarde aprendí que es un estado natural de la consciencia, que con la meditación y siguiendo una vida sana y espiritual se puede llegar.

Introducción

En este blog voy a escribir mi relación espiritual con la Marihuana para ofrecer testimonio en primera persona de cómo es consumir hace más de un año, y como comencé mi despertar espiritual gracias a esta planta y al amor.

Lo escribo desde el amor y desde el deseo de despertar a otros. Para abrir mentes, para que se den cuenta de que fue prohibida por los intereses de los laboratorios para vendernos sus píldoras y medicinas artificiales. Estoy feliz de poder decir que hace más de 1 año y medio que no tomo medicamentos.

Deseo que cada uno acepte o ponga en duda las palabras aquí escritas, que busquen con inteligencia otra información al respecto. Que lo lean con mente abierta.

¿Quien soy? Soy una persona común, de clase media, altruista, técnico en informática, casado y con ganas de formar una familia. No tomo alcohol, no fumo tabaco, soy vegetariano, y hago deportes periódicamente. Leo mucho y me gusta informarme sobre todo lo que me da curiosidad.

Voy a contar como fue que comenzó todo…

Al comienzo yo estaba en contra de la Marihuana, por el simple hecho de que siempre escuche que era algo malo. Simplemente no use mi capacidad de razonamiento para cuestionarlo. A partir de los 26 años comencé a darme cuenta que muchas de las personas que yo conocía fumaban Marihuana, y que eran personas normales, trabajadores, profesionales, padres de familia, técnicos, etc. Durante ese tiempo solo me limité a aceptar la creencia de esas personas y continué con mi postura de que la Marihuana era mala.

Fue con la muerte de mi Mamá a causa del cáncer que yo comencé a informarme sobre las propiedades medicinales de la Marihuana. Comencé a leer todo lo que pude sobre esta planta, en Wikipedia, en blogs, en videos, documentales, etc.

Informándome fue que llegué a aceptarla y decidí probarla. Fue entonces que fui consciente de sus propiedades medicinales, abrió mi mente, con el tiempo me di cuenta de que el uso recreativo es solo una parte de las propiedades que ofrece esta planta que se utiliza hace milenios y fue prohibida apenas en los años 30 en Estados Unidos por intereses empresariales.

Llegué a solucionar sin necesidad de psicólogos gran parte de mis traumas de mi niñez y adolescencia que me afectaron durante toda mi vida. Esto es algo de lo que no muchos consumidores no tienen consciencia. Requiere meditación, instruirse sobre como funciona el cerebro, leer algo sobre psicología, hipnosis, regresiones, espiritualidad, medicina oriental, etc. Con el tiempo las respuestas llegarán solas.

También vi la importancia de informar sobre el consumo responsable. Me refiero a saber las cantidades que se deben consumir y la frecuencia. Y también saber cuando dejar de consumirla, ya que considero que es una medicina, y como tal, no se debería consumirse permanentemente.

Marihuana espiritualSin embargo, gracias a la naturaleza, esta planta no genera adicción química (a diferencia del alcohol, tabaco, café, y drogas duras como la cocaína, heroína, etc, que nada tienen que ver con la Marihuana). La única adicción que puede generar la Marihuana es solo psicológica. Al igual que cualquier cosa en nuestra vida (ej. adicciones psicológicas: al sexo, a internet, a Facebook, a una persona en particular, a la ambición, a la codicia, al materialismo, etc…).

Nuestros cerebros, y los de algunos mamíferos, poseen naturalmente receptores de cannabinoides, que son los compuestos orgánicos que están presentes en las flores de la planta de Cannabis (Marihuana). Estos receptores se activan con los cannabinoides y toman lo que necesitan dejando pasar el excedente. (es por eso que nadie ha muerto ni puede morir por sobredosis de Marihuana).

También es importante saber la calidad, el tipo, y la cepa de la Marihuana que uno esta consumiendo. Si proviene del cultivo orgánico o del lamentable narcotráfico que genera su prohibición. Ya que todos sabemos que si estuviera permitido plantar una simple planta en casa se acabaría el narcotrafico de Marihuana.

También es importante saber que existen varios métodos de consumirla sin necesidad de fumarla (vaporizada, ingerida con alimentos, aceites, cremas, tinturas, etc). Sin embargo fumarla es menos perjudicial que fumar cigarrillos, ya que un fumador de Marihuana necesitará fumar muchísimo menos que el fumador de cigarrillos. Y ni hablar que los compuestos químicos agregados a los cigarrillos son completamente perjudiciales para la salud. Yo fumo menos de medio cigarro de marihuana por día, 5 días a la semana aproximadamente.

El cigarro de Marihuana esta compuesto exclusivamente de las flores secas de la planta, sin ningún tratamiento ni agregado.

De todo eso y más hablaré en este blog. (usos, autocultivo, experiencias, medicina oriental, psicología, espiritualidad, etc).

En el siguiente post comenzaré contando como fue la primera vez que probé Marihuana, un momento que cambió mi vida para siempre (aunque en ese momento llegué a pensar que era lo peor que pude haber hecho…)